instagram arrow-down
Francisco Carrión

HISTORIAS

“La Hermandad es responsable de la atmósfera de violencia”

[pullquote]

ZIAD BAHAA ELDIN

Viceprimer ministro egipcio

[/pullquote]

 

Bahaa Eldin, letrado y reputado economista, carga con el sambenito de ser el moderado de un Ejecutivo que no ha pestañeado al aplicar mano dura contra los islamistas. El número dos del Gabinete egipcio habla de “reconciliación” cuando sus colegas proclaman que el país está en lucha. “Estoy en contra de cualquier dictadura. Mi deber es impedir que regrese el régimen de Mubarak”, señala en una entrevista exclusiva a EL MUNDO.

Fundador del Partido Socialdemócrata –integrado en la Internacional Socialista–, Bahaa Eldin discute que el país árabe haya malgastado los últimos tres años. “Me hubiera gustado que las cosas sucedieran sin rodeos pero fueron episodios necesarios”, arguye tras confesar su interés por la Transición española. “Me gustaría saber y escuchar más de esa experiencia. De cómo se pasó de un régimen militar a uno civil y de una dictadura a una democracia”, dice.

Pregunta.– ¿Qué destino le espera a Mohamed Mursi?

Respuesta.– Como abogado puedo decir que el ex presidente tendrá un proceso justo. Que haya comenzado el juicio es una buena noticia. Evidentemente, creará tensiones en la calle pero es positivo que afronte un proceso formal. Egipto cuenta con un sistema judicial independiente. Muchas figuras del régimen de Mubarak y de la policía que se han enfrentado a juicios similares han resultado absueltas.

P.– ¿Hay negociaciones en curso entre el Gobierno y los Hermanos Musulmanes?

R.– Yo personalmente no he tenido ningún encuentro con los Hermanos Musulmanes. He conversado con muchos líderes de partidos políticos pero no con ellos. Lancé una iniciativa e invité a todas las fuerzas a construir juntos el camino hacia la democracia. No se trata de una transacción o un pacto sino de una iniciativa general. No he recibido respuesta de la Hermandad.

P.– ¿Son los islamistas quienes deben dar el primer paso?

R.– Sí. Está en sus manos con una serie de condiciones como la renuncia a la violencia y la aceptación de la hoja de ruta. Cuanto mayor sea el tiempo que dure la violencia en las calles más arduo resultará alcanzar la reconciliación. Sé que hay poco espacio porque la mayoría de sus líderes están en prisión pero es una oportunidad para que puedan ser liberados. Deberían aprovecharla.

P.– ¿La crisis egipcia se resuelve con la fuerza o a base de política?

R.– Ambas son necesarias. Ningún país del mundo renuncia a garantizar la seguridad en sus calles pero también es imprescindible un proceso político.

P.– La retórica oficial considera “terroristas” a los Hermanos Musulmanes. ¿Puede confirmar su participación en los ataques al Sinaí?

R.– No tengo información para aseverar tal cosa. Lo que sí puedo señalar es que la Hermandad es responsable de la pervivencia de la atmósfera de violencia que se respira en Egipto.

P.– La ley de protestas que fue aprobada recientemente en Consejo de Ministros y fue remitida al presidente ha cosechado una repulsa unánime en la calle. La culpan de cercenar las libertades públicas…

R.– Le aseguro que no entrará en vigor tal y como está redactada. Fue aprobada por la mayoría del gabinete pero yo voté en contra. Hay que evitar que las manifestaciones degeneren en violencia pero ese objetivo no puede hacerse a expensas de reducir o limitar el derecho a celebrar protestas pacíficas.

P.– Precisamente esa norma ha mostrado las divergencias que existen en su Ejecutivo, formado por un abanico que va de la izquierda hasta los herederos de Mubarak…

R.– No creo que exista una crisis. Es cierto que hay un intenso debate interno porque es un Gobierno con sensibilidades muy diversas pero funciona como una coalición. El primer ministro está haciendo un gran trabajo para mantener el equilibrio.

P.– ¿Ha tenido desencuentros duros con algunos ministros de la línea dura?

R.– [Risas] En realidad sí pero no quiero contarlos públicamente. Nunca habíamos tenido en Egipto una experiencia de un Gobierno tan heterogéneo. La gente se sorprende cuando escucha que hay desacuerdos en el gabinete. Es saludable.

P.– El comandante en jefe de las fuerzas armadas Abdelfatah al Sisi parece lanzado hacia la Presidencia del país. ¿Le respaldaría?

R.– No quiero responder a esa cuestión en estos momentos. Es muy prematuro hablar de la candidatura presidencial de Al Sisi. Lo que realmente me preocupa ahora es dar los pasos necesarios y dotarnos de garantías, leyes y Constitución. Cuando todo eso se haya completado, no importará si el próximo presidente tiene un pasado civil o militar.

P.– Un popular cómico del país ha visto cancelado su programa de televisión por parodiar a Al Sisi. ¿Son los generales una línea roja?

R.– El ejército debe prepararse para ser una institución que tolere la crítica. Llegará un día en el que todos los entes del Estado estarán sometidos a escrutinio público, incluido los militares. Los egipcios no aspiran a regresar al pasado.

[tabs]
[tab title=”Afán de diálogo”]

>Ser sabios. A Eldin, de 49 años e hijo de un intelectual egipcio, le llueven las críticas. Para algunos, su propuesta de diálogo con la Hermandad es una traición. Él no cede: “El pueblo apoya las medidas contra la Hermandad pero incluso siendo culpables debemos ser sabios y mirar a largo plazo”.

>Unión Europea. Se ha reunido con la jefa de la diplomacia europea Catherine Ashton en sus recientes visitas a El Cairo. “Vemos a la UE como un apoyo a la transición democrática”.

>FMI. Como responsable de los asuntos económicos, este socialdemócrata afronta la tarea de negociar el nunca resuelto préstamo con el FMI. “No tenemos una necesidad extrema de firmarlo. La economía está estable”, aclara. / F. C.[/tab]
[/tabs]